La vitamina K es muy conocida por su propiedad de ayudar en la coagulación sanguínea, y en prevenir el sangrado excesivo. También desempeña un rol importante en la salud de los huesos.

Usos

La vitamina K protege al cuerpo contra:

Sangrado excesivo. La vitamina K es utilizada para reducir el riesgo de sangrado en afecciones hepáticas, ictericia, mala absorción o en conjunto con aspirinas o antibióticos de larga duración. La vitamina K es utilizada en el tratamiento del denso flujo menstrual y con la vitamina C para el tratamiento de mareos matutinos. En algunos casos, a los recién nacidos se les inyecta vitamina K en ciertos casos, tales como nacimiento prematuro, debido a que existe mayor riesgo de hemorragia.

Osteoporosis. La vitamina K es necesaria para los huesos como lo es el calcio. Los suplementos de vitamina K mejoran la masa ósea en mujeres en período postmenopáusico. La deficiencia de vitamina K está ligada a la osteoporosis ya que bajos niveles de la misma se han hallado en personas con este estado. Los suplementos de vitamina K han sido usados en tratamiento contra la osteoporosis.

La vitamina K también puede ser útil en los siguientes casos:

Puede prevenir cálculos de riñón.

Un análogo de la vitamina K, puede detener el desarrollo del cáncer de hígado.

Algunas formas ayudan a controlar el tufillo fecal, urinario y del cuerpo.

Las formas solubles de agua son utilizadas en heridas de la piel.

Suplementos

Los alimentos que contienen un alto contenido de vitamina K incluyen clorofila, té verde, nabo verde, brócoli, espinaca, repollo, espárragos y lechuga verde oscura.

El congelamiento de los alimentos puede destruir la vitamina K, pero el calor no afecta sus propiedades.

Otros suplementos

Los suplementos de vitamina K están disponibles tanto en forma natural como sintética.

Los suplementos de clorofila solubles en grasa son un excelente recurso de vitamina K.

La clorofila soluble en agua es la forma más común de vitamina K, de venta libre. La forma soluble en agua no es absorbida por el cuerpo y es útil para el tratamiento de la piel y para reducir el olor corporal.

La vitamina K está disponible en complejos vitamínicos y como tabletas de 5 mg.

Ingesta

La dieta recomendada permitida para la vitamina K es de 80 mg para hombres y 65 mg para mujeres. Para ayudar a prevenir y tratar dolencias, incremente la cantidad de vegetales de hojas verde oscuro en su dieta, y suplemente la misma con 500 mcg de vitamina K por día.

Como todo medicamento y suplemento, consulte a su médico antes de suministrarlo a los niños.

Precauciones

La vitamina K puede intervenir en la acción de anticoagulantes.

La exposición a rayos X y la radiación pueden aumentar los requerimientos de vitamina K.

La vitamina K es excretada a través de la leche materna y atraviesa la placenta. Por cuanto se recomienda consultar al médico antes de ingerir suplementos de vitamina K, en caso de embarazo o período de lactancia.

El cuerpo puede necesitar mayor cantidad de vitamina K en caso que esté ingiriendo aspirina, colestiramina, fenitoína o aceites minerales laxativos.

Algunos venenos de serpiente destruyen la vitamina K, la cual ayuda en el proceso de coagulación de la sangre. La vitamina K puede ser aplicada para detener la hemorragia ocasionada por una mordedura de serpiente.

El uso prolongado de antibióticos puede resultar en la deficiencia de la vitamina K. Estos medicamentos no sólo destruyen las bacterias dañinas, sino también la activación de la vitamina K sobre bacterias beneficiosas.

Interacciones posibles

La ingesta oral de vitamina K natural no es tóxica, generalmente.

Grandes dosis de vitamina K, sintética, que previene el sangrado excesivo en algunos casos, puede provocar anemia y daños al hígado.

Las inyecciones de vitamina K pueden causar erubescencia, sudor, dolor de pecho y daño al hígado.

Los problemas de la sangre, ictericia, y dolencias hepáticas han sido vistas en recién nacidos luego de haber ingerido vitamina K.

La inyección intramuscular de vitamina K puede causar dolor, hinchazón y eczema.