El gluten es una proteína, concretamente una glicoproteína que se encuentra en cereales como la cebada, el trigo y el centeno. Las señales o síntomas más comunes de la intolerancia al gluten son depresión, fatiga y dolor.

El trigo es un cereal que se puede encontrar en el pan, pasta, cereales para el desayuno, así como aderezos para ensaladas y sopas. El centeno es un tipo de cereal que se incluye en el pan y cereales para el desayuno, y la cebada, además de ser el cereal más utilizado en la producción de cerveza, es un grano incluido en muchos productos de alimentación. Todos estos granos incluyen gluten, por lo que te puede conducir a la falta de sensibilidad al gluten.

La intolerancia al gluten puede generar una enfermedad conocida como enfermedad celíaca, que se clasifica como un trastorno autoinmune que daña el intestino delgado.

Tan pronto como la persona ingiere gluten, el cuerpo estimula una respuesta inmune anormal que afecta a los intestinos, causando daños que reducen la capacidad del cuerpo para absorber los nutrientes. En la actualidad, 1 de cada 100 personas es intolerante al gluten.

Por otra parte, en cuanto a evitar el gluten, existen una señales que pueden indicar intolerancia al gluten:

Se encuentran en la saliva y el tracto gastrointestinal, tienen un efecto contrario sobre el sistema inmunológico.

Estos anticuerpos son la principal respuesta del cuerpo contra enfermedades como la gripe o el resfriado común. Por lo tanto, cuando tienen un efecto contrario, el cuerpo no puede prevenir estas enfermedades por completo.

Fatiga y cansancio

Según los expertos médicos, la intolerancia al gluten puede conducir a la fatiga y el agotamiento como resultado de la inflamación y deslocalización de las reservas de energía del cuerpo.

Dolores de cabeza y migrañas

Las personas con intolerancia al gluten comúnmente sufren de migraña y dolores de cabeza.

Dolores articulares y musculares 

La intolerancia al gluten causa inflamación que conduce a dolor muscular y articular. Este dolor se ha relacionado con esta afección y una investigación publicada por la Fundación para la Artritis.

Estado de confusión

El estado de confusión es a menudo el resultado de la enfermedad celíaca, y es un síntoma común de la intolerancia al gluten.

Aumento de peso repentino

Un repentino aumento de peso es un signo común de esta enfermedad, así como la inflamación sistémica estimulada por el gluten, debido a la mala absorción y permeabilidad intestinal. Por lo tanto, las personas con intolerancia al gluten deben evitar el gluten y su peso se estabilizará al poco tiempo.

Problemas dentales

Existe una relación directa entre la intolerancia al gluten y una afección llamada estomatitis aftosa, que conduce a úlceras y aftas bucales. La mala absorción en personas con intolerancia gluten reduce sus niveles de calcio, y este mineral es esencial para tener unos huesos y dientes sanos.

Problemas de piel

La intolerancia al gluten a menudo causa eczema, acné, y dermatitis herpetiforme, que es una afección complicada.

Esto se debe al hecho de que la malabsorción causada por la intolerancia al gluten afecta a la piel y causa picor, enrojecimiento, erupciones, quemaduras y ampollas.