En la adolescencia empiezan a aparecer esos fastidiosos granos y espinillas. El cutis grasoso o reseco provocan la aparición del acné, también los cambios hormonales y más factores están presentes en esta horrible situación. Pero esto no acaba con la adultez, muchos adultos sufren de acné, igualmente.

Las mascarillas son la mejor alternativa para tener una cara pura y sin esas molestas imperfecciones. Las mascarillas naturales resultan muy efectivas y como no traen compuestos químicos, en cualquier tipo de piel son aplicables. La miel siempre ha sido conocida por tener efectos positivos ante las impurezas de la piel, aplica miel de abeja tibia en el rostro y déjala por unos cuantos minutos. Cuando la retires, hazlo con té de manzanilla.  Puedes hacerla tan frecuentemente como quieras, para tener resultados más rápidos.

La mascarilla de pepino también es muy efectiva. Licua medio pepino, con yogurt natural y miel, creando una mezcla pastosa. Aplícala y déjala actuar por 30 minutos. Remuévela, puedes hacerla 3 veces por semana.

La avena, igualmente tiene propiedades que ayudan al cutis. Puedes aplicar una simple mascarilla de avena triturada con agua todas las noches, para limpiar el cutis o puedes mezclarla con un poco de yogurt y miel y hacer una pasta que la dejaras actuar por unos 20 minutos. Esta última no es para pieles resecas.

Con harina de maíz, harina de almendras, jabón neutro y vinagre puedes hacer una asombrosa mascarilla contra los barros y espinillas. Une todos estos ingredientes hasta formar una pasta y aplícala. Es recomendable en por la mañana y antes de acostarte por la noche.

El vinagre de manzana, es indispensable para quitar el acné en las diferentes zonas de tu cuerpo. Si tienes en el pecho, espalda y cara, este te puede ayudar, ya que nivela el PH de la piel. Antes de usarlo, debes hacer una prueba para ver si tu piel es apta. Si pasas la prueba, lo único que debes hacer es empapar un algodón con el vinagre y pasarlo por las zonas afectadas.