Ante la declaratoria de emergencia internacional emitida por la  Organización Mundial de la Salud por los
casos de microcefalia y síndrome de Guillain-Barré posiblemente asociados a la enfermedad del Zika, el Ministerio de Salud intensifica la vigilancia frente a infección por este virus, haciendo énfasis en los grupos vulnerables como las embarazadas.

Las principales recomendaciones van dirigidas a las embarazadas, y las que están en su primera etapa de gestación observar al pie de la letra las recomendaciones usar mosquitero al descansar, vestir pantalones,  mangas largas, y aplicarse repelente.

El Ministerio de Salud exhorta a las mujeres que están en etapa fértil a que en la medida de lo posible a posterguen el embarazo.

Además se vigila la ocurrencia de casos para dar seguimiento ante la vinculación que pudiera tener el zikavirus con el síndrome de GuillainBarréDijo que una de las medidas más importante de las comunidades para prevenir
el Zika es asegurarse de evitar que nazcan mosquitos en sus casas, patios, solares abandonados y sus entornos, eliminando los criaderos.

La emergencia internacional  

Se hace en el marco del Reglamento Sanitario Internacional establecido de  manera consensuada por las naciones. Se trata de un mecanismo de protección de los países como respuesta estandarizada, común, a enfermedades comunes.

La Organización Mundial de la Salud junto a su declaratoria también hace  una serie de recomendaciones para adicionarlas a las que  ya  se han  empleado  con relación a esta enfermedad, entre ellas que la vigilancia de los casos de microcefalia y el síndrome de Guillian-Barré debe estandarizarse y mejorarse en  particular en zonas donde la trasmisión de la enfermedad es conocida y en las  zonas de riesgos.

Medidas adicionales de prevención

Aumento de la vigilancia de la infección por el virus, distribuir medios de  diagnósticos en las zonas de riesgo y
otorgar prioridad al desarrollo de nuevos medios diagnósticos para facilitar las medidas de vigilancia y de control. 
Además,  mejorar la comunicación de riesgos en los países con trasmisión de la enfermedad a fin de abordar las inquietudes de la población, mejorar la participación de las comunidades, la notificación de los casos y garantizar
la  aplicación del control de vectores y las acciones de protección personal. 
Al mismo tiempo se debe garantizar que las mujeres embarazadas y en edad  fértil, tengan  la información y los materiales necesarios para reducir el riesgo de exposición y dar seguimiento a las que estén embarazadas que han sido  afectadas  por el virus.