Las proteínas son biomoléculas formadas por cadenas lineales de aminoácidos. El nombre proteína proviene del griego y significa primario o del dios Proteo, por la cantidad de formas que pueden tomar.

Las proteínas

Desempeñan un papel fundamental para la vida y son las biomoléculas más versátiles que tiene el cuerpo humano.

 Son imprescindibles para el crecimiento del organismo y múltiples funciones de las células.

Realizan una enorme cantidad de funciones diferentes, entre las que destacan:

Estructural. Ésta es la función más importante de una proteína, constituyen la estructura orgánica de la mayoría de las células. Son el componente mayoritario de los músculos.

Inmunológica: anticuerpos.

Enzimática: sacarasa y pepsina

Contráctil: actina y miosina.

Homeostática: colaboran en el mantenimiento del pH

Transducción de señales: rodopsina

Protectora o defensiva: trombina y fibrinógeno

Las proteínas están formadas por un conjunto numeroso de aminoácidos.

Las proteínas de todos los seres vivos están determinadas mayoritariamente por su genética con excepción de algunos péptidos antimicrobianos de síntesis no ribosomal, es decir, la información genética determina en gran medida qué proteínas tiene una célula, un tejido y un organismo.

Las proteínas se sintetizan dependiendo de cómo se encuentren regulados los genes que las codifican. Por lo tanto, son susceptibles a  factores  internos o externos. El conjunto de las proteínas expresadas en una circunstancia determinada es denominado proteoma.

Funciones de las proteínas:

Las proteínas ocupan un lugar de máxima importancia entre las moléculas constituyentes de los seres vivos.

Prácticamente todos los procesos biológicos dependen de la presencia o la actividad de este tipo de moléculas.

Bastan algunos ejemplos para dar idea de la variedad y trascendencia de las funciones que desempeñan.
Son proteínas:

Casi todas las enzimas, catalizadores de reacciones químicas en organismos vivientes.

Muchas hormonas, reguladores de actividades celulares.

La hemoglobina y otras moléculas con funciones de transporte en la sangre.

Los anticuerpos, encargados de acciones de defensa natural contra los agentes patógenos.

El colágeno, integrante de fibras altamente resistentes en tejidos de sostén.