Neumonía

www.wikipedia.org.es

La neumonía, mejor conocido como pulmonía, es la infección
del parenquima
pulmonar producida por un agente infeccioso. La puerta de entrada del agente
infeccioso suele ser la vía aérea. Los síntomas característicos son tos,
dolor torácico y fiebre, aunque no siempre aparecen. Antes de la llegada de los
antibióticos,
la neumonía tenía resultados mortales, pero hoy es una enfermedad realmente
curable. Muchos pacientes con neumonía son tratados por el médico
de cabecera y no se ingresan en los hospitales.
Esto es lo que se denomina neumonía ambulatoria (en realidad el término
más adecuado sería neumonía extrahospitalaria).

La neumonía es todavía una enfermedad seria, especialmente entre los
ancianos y los inmuno-deprimidos. Los pacientes de SIDA
contraen frecuentemente la neumonía por Pneumocysti,
forma de la enfermedad en otras circunstancias. Las personas con fibrosis
quística tienen también un alto riesgo de neumonía debido a que
continuamente se acumula fluido en sus pulmones.

Las neumonías suelen clasificarse en 2 grandes grupos:

  1. Adquiridas en la comunidad (o extra-hospitalarias). Las más típicas
    son la neumonía neumocócica, la neumonía por Mycoplasma
    y la neumonía por |Chlamydia.
    Se da en 3- 5 adultos por 1.000/año con una mortalidad entre 5-15 %
  2. Neumonías hospitalarias o nosocomiales. Presentan mayor mortalidad
    que la extrahospitalaria. En el hospital se da la conjunción de una población
    con alteración de los mecanismos de defensas, junto a la existencia de unos
    gérmenes muy resistentes a los antibióticos, lo que crea dificultades en
    el tratamiento de la infección.

Causas

La neumonía puede ser causada por varios agentes etiológicos:

Síntomas

Las personas afectas de neumonía a menudo tienen tos
que puede producir una expectoración de tipo muco-purulento (amarillenta), fiebre
alta que puede estar acompañada de escalofríos. Limitación respiratoria también
es frecuente así como dolor torácico de características pleuríticas
(aumenta con la respiración profunda y con la tos). También pueden tener hemoptisis
(expectoración de sangre por la boca acompañada de tos), sudoración profusa.
Otros síntomas pueden ser pérdida de apetito, fatiga, cianosis,
nauseas,
vómitos, diarrea
y artralgias o mialgias. Todas estas manifestaciones pueden no estar presentes
en pacientes ancianos, que pueden tener otros síntomas del tipo de
empeoramiento o aparcición de estados confusionales.

Diagnóstico

Neumonía apical derecha

El diagnóstico de neumonía se basa sobre todo en los síntomas del paciente
y en los hallazgos de la exploración física. Generalmente se usan la Rx
de tórax, analítica sanguínea y culativos de esputo. La Rx de tórax es el
diagnóstico estándar en hospitales y clínicas con acceso a Rx.

En personas afectas de otras enfermedades (como SIDA
o Enfisema)
que desarrollan neumonía, la Rx de tórax puede ser difícil de interpretar.
Una TAC
o otros test son a menudo necesarios en estos pacientes para realizar un diagnóstico
diferencial de neumonía